Ellos cambian el mundo. Personaje de la semana: Maco Calderón

Nos enorgullece presentarles a Maco Calderón, nuestro personaje de la semana. El diseñador peruano quechua hablante se ha apoderado de las calles de Madrid y ha llevado la tradición textil de nuestro país a nuevos horizontes. El día de hoy te presentamos a Maco desde su lado más íntimo, en el que nos revela cómo fue su transformación hasta ser la persona que es hoy: talentosa, soñadora y orgullosa de sus raíces. 

Escribe: Andrea Ramírez

Para Maco, todo empezó a los 24 años. En aquellos años, él ejercía como contador pero algo dentro suyo lo hacía vivir intranquilo. “Algo no estaba bien en mi vida”, nos cuenta. Tras ocho meses de reflexión y decisiones muy planificadas, se dio cuenta que lo suyo era expresarse a través del arte. La historia textil del Perú fue un factor que también influyó en él. Se maravilló al aprender más de nuestras tradiciones y de cómo habían sobrevivido con el pasar de los años.

El inclinarse por la moda no fue casualidad. Sus abuelos, nacidos en Junín y orgullosos quechuahablantes, estaban inmersos en el mundo textil artesanal. Desde niño, viajaba a la casa de sus abuelos anualmente y presenciaba cómo es que confeccionaban alfombras de alpaca y las decoraban con flores locales. “Una costumbre de la cultura andina es que mientras el hombre teje, la mujer hila”, comenta.

Maco sabe que, por mucho tiempo, el trabajo artesanal estuvo etiquetado por estereotipos discriminatorios y totalmente irreales. Para nuestro diseñador, esto no fue un obstáculo, más bien fue la oportunidad perfecta para mostrarse al mundo tal cual es: un peruano andino que ama sus raíces. 

Otro hecho que significa mucho para Maco es el proceso que seguía su mamá para visitar a sus abuelos, con respecto a sus vestimentas. “Era algo tan fácil de hacer pero muy hermoso. Cuando salíamos de Lima, mi madre llevaba su ropa casual. Sin embargo, en una de las paradas durante el viaje hacia la casa de mis abuelos, mi madre se cambiaba de ropa: se ponía sus polleras. Era símbolo de orgullo y respeto a sus orígenes. Yo heredé eso y es lo que siempre trato de transmitir”, revela el diseñador.

Otro dato que nos impactó es su filosofía dentro de la industria de la moda. Él opta por la “Moda Humana”, aquella que está enfocada en vestir al espíritu y dejar al ego de lado. Para Maco, la moda es un arte que conecta a uno con sus orígenes. En su caso, lo conecta con la cosmovisión andina:

“En primer lugar, la conexión con la tierra es muy importante con mi trabajo. Busco mantener el equilibrio con la Pachamama: lo que ella me da, yo lo cuido. Por eso, trabajo con fibras naturales y prefiero la fibra de Alpaca para mis diseños. Intento que las texturas y los colores sean un homenaje a mi tierra. Además, tengo muy presente el valor de lo hecho a mano (Ayni). Valoro mucho el trabajo compartido y compartir conocimientos con los que trabajo. Por ejemplo, los artesanos con los que trabajo saben que pueden consultarme y comentarme cualquier detalle sobre nuestras piezas. Asimismo, yo sé que puedo aprender muchos de ellos. Finalmente, la tradición peruana tiene que estar presente en todo el proceso. Desde el diseño hasta la confección, la energía y la espiritualidad peruana debe sentirse.”

Maco Calderón, como marca, nació en el 2014. Su deseo de emprender dentro de la moda, bajo su propia firma, surgió después de estudiar un postgrado de creación de marca en París. En un principio, su intención era estudiar y volver al Perú. Sin embargo, se sintió aceptado en París y decidió quedarse. En el 2016, lanzó oficialmente su marca en Francia, pero el taller principal (en el que se confeccionan las piezas) se encuentra en Perú. 

Tras estos años de experiencias y constante comunicación con los artesanos peruanos, Maco nos comparte su visión de lo que sería el futuro para la moda sostenible en el Perú y el mundo:

“Si algo de bueno tiene esta pandemia, es que nos ha llevado a excavar en nuestros orígenes y a conectarnos con aquello que respeta a nuestro planeta. Es como si la tierra nos hubiera mandado a nuestra habitación, a reflexionar después de haber abusado de ella de forma tan irresponsable. Personalmente, me ha servido para fortalecer mi amor hacia mi cultura y a darme cuenta de que la moda consciente es el futuro de esta industria.”

Leave a Reply

Your email address will not be published.